Tzotziles

 

Historia

Los tzotziles son uno de los grupos indígenas cuya lengua pertenece a la familia maya. En las áreas con mayores posibilidades de explotación comercial, como la región norte de Chiapas, los tzotziles se han visto obligados a enfrentar, desde la época de la conquista, los intereses de empresarios no-indígenas (españoles y mestizos), lo que ha generado una larga tradición de organización social y de lucha en defensa de sus derechos. Existe una alta movilidad en las comunidades tzotziles, sobre todo de los hombres jóvenes, debido a que les resulta imposible mantener a sus familias sólo de la explotación de los recursos dentro de sus propios municipios. No obstante, la emigración en busca de ingresos es temporal y casi siempre dentro de los límites del estado de Chiapas. A diferencia de los diversos grupos indígenas que existen en nuestro país, los tzotziles se encuentran muy concentrados en la región que han habitado por siglos. Es algo de llamar la atención que los tzotziles se mueven a ciudades para vivir en ellas, siendo San Cristóbal de las Casas el caso más notorio. Los tzotziles conviven con otros grupos indígenas como los tzeltales y los choles en dichas ciudades. Durante el siglo XIX, las comunidades indígenas de todo el país, entre ellas los tzotziles, sufrirían grandes presiones: la enajenación de sus propiedades territoriales, la sobreexplotación de su mano de obra en los nuevos sistemas de plantación, el "enganchamiento" por medio del cual se obligaba a los indios a adquirir deudas para después forzarlos a trabajar en condiciones miserables, etcétera. Dichas medidas, en lugar de promover la integración de los indígenas a la vida nacional, acentuaron su marginación y los condujeron a fortalecer sus lazos internos como la única forma de defenderse del mundo exterior. Aún después de que Tuxtla se convirtiera en la capital de Chiapas y después de la revolución mexicana, los tzotziles, así como muchos otros grupos indígenas, se veían discriminados y explotados por empresarios, terratenientes, y demás, por lo que, como respuesta y mecanismo de defensa, las comunidades indígenas tendieron a encerrarse cada vez más en sí mismas, a tratar de defenderse como unidades frente al sistema económico imperante y a interactuar como tales con los mestizos. Esta estrategia condujo a reforzar su identidad indígena sobre todo a partir de la década de 1940, cuando la forma particular de organización sociopolítica (el llamado sistema de cargos o jerarquía cívico-religiosa) y los rasgos culturales (vestido, organización ritual, fiestas, creencias y patrones de asentamiento, entre otros) que distinguen a esas comunidades y que actualmente consideramos "tradicionales," tomaron especial fuerza. El aprendizaje del castellano les ha permitido defenderse frente al mundo hostil, pero también ha significado, para algunos individuos, poder y control sobre el resto de sus comunidades. Las variantes dialectales diferencian a los habitantes de un municipio de los de otros; a su vez, el manejo de la lengua en sí distingue posición y grupos sociales dentro de la misma comunidad. Los individuos con mayor dominio sobre la lengua, los que conocen las oraciones del ritual y los mitos, los que, como ellos dicen, "saben aconsejar," son respetados por el resto de la colectividad. Hasta hace muy pocos años, el patrón de asentamiento característico de los tzotziles era el de caseríos de tamaño variable y muy dispersos, sujetos a una cabecera municipal llamada tek lum. Este poblado, con una iglesia (chul´na "casa del alma," centro simbólico de cada municipio) y otros espacios importantes para los rituales colectivos y la administración pública (ayuntamientos, prisión, etcétera), aunque servía como foco ceremonial y administrativo, tendía a no ser mucho mayor que cualquiera de los caseríos grandes. Hasta hace poco, la mayoría de la población conseguía el agua en pozos y manantiales, situación que dio origen, dentro de cada paraje, a la organización de grupos formados por varias familias que mantenían y utilizaban conjuntamente un pozo y que a principios de la temporada de lluvias llevaban a cabo ceremonias a los dioses de la tierra para asegurar el aprovisionamiento de agua. Aún hoy es muy frecuente ver a las mujeres, niños y ancianos acarreando leña con mecapal sobre su espalda, pero este tipo de trabajo tiende a desaparecer conforme se amplía el acceso a los servicios públicos. Con relación a la educación escolar, generalmente los municipios cuentan con escuelas primarias, y en algunas cabeceras existe por lo menos la telesecundaria. La familia es la unidad de colaboración económica, socialización e interacción fundamental de los tzotziles. El tipo de vivienda tradicional de los tzotziles varía de acuerdo con el nicho ecológico en el que están asentados. Algo que llama la atención es que, dentro de las casas, el lado izquierdo es el femenino y el derecho el masculino.

 

Mas.....
Vestimenta
Alimentación
Mitos
Lenguaje
Artesanias
Conocimientos Empiricos
Galería
Home
Ir
 

Copyright © 2007 Free Templates by Zymic - Free Web Hosting - Best Viewed in Mozilla Firefox - Design by Tom